La posibilidad de moverse libremente durante una visita a otro país no está siempre disponible para el viajero. Sin embargo, existen muchos países que facilitan este proceso mediante la creación de rutas fáciles de comprender y por medio de la implementación de varios tipos diferentes de transporte.

En el caso de Buenos Aires, el sistema de transporte ofrece una variedad de opciones para el viajero, como autobuses, tranvías, trenes subterráneos, trolebuses, entre otros. El gobierno de cada estado subsidia el servicio de transporte, aunque éste es manejado de forma privada por diversas empresas.

Transporte público

El transporte público tiene un costo accesible, por lo que es popular en Argentina. Es impulsado como uno de los medio más utilizados por la población en general para desplazarse por la ciudad, especialmente, debido a la cantidad de automóviles, que generan numerosos problemas de ambiente y tráfico, así como problemas de estacionamiento. A continuación, se mencionan los más comunes medios de transporte:

1) Subterráneo. Con 6 líneas activas (A, B, C, D, E, H), principalmente se encargan de conectar el centro de la ciudad con las zonas circundantes.

2) Tren. En su mayoría eléctricos, funcionan prácticamente todo el día.

3) Tranvía. Aunque hay pocos en funcionamiento, se consideran seguros y eficientes, así como económicos.

4) Metrobús. Autobuses de tránsito rápido.

5) Taxis y remis. Es importante tomar en cuenta que, aunque los taxis son relativamente baratos, se debe asegurar siempre que se trate de una compañía confiable. El gobierno del país pone a disposición una lista de compañías de confianza en su sitio web. Los remises son similares a los taxis, pero con precios y destinos ya fijados.

6) Bicicleta. Ha ganado más popularidad recientemente y existen diversos sistemas de bicicletas públicas.

7) Colectivo. Cuenta con una gran cantidad de líneas y recorren la ciudad entera. Sin embargo, el costo del pasaje puede depender del destino.